Reproducimos el texto de petición de firmas, impulsado por el historiador Manuel Martínez Martínez en la plataforma change.org, al que nos sumamos y difundimos

Por la archidiócesis de Granada se ha iniciado el proceso de beatificación del padre Andrés Manjón y Manjón, sacerdote y fundador de las Escuelas del Ave María en Granada. Una propuesta que se ha fundamentado en que practicó las virtudes evangélicas en grado heroico. Sin embargo, es preciso puntualizar que gran parte de la buena fama adquirida por Majón, se debe a que los responsables educativos del franquismo, en su afán por borrar cualquier atisbo de la República e instaurar en su lugar el nacionalcatolicismo, hicieron de él un personaje mítico, para lo que ocultaron sus planteamientos más reaccionarios y antigitanos, impregnándole en cambio, de toda una gama de virtudes humanas y pedagógicas, convirtiéndole en un pionero de la Escuela Nueva; de la que en efecto tomó el valor didáctico del juego y el trabajo manual, así como el contacto con la naturaleza y la aspiración a una educación integral; pero de la que rechazó muchos planteamientos pedagógicos renovadores de calado social basados en el laicismo, la coeducación y la igualdad entre hombres y mujeres.

Manjón consideraba que los gitanos constituían una «raza» degenerada y sin cultivar, tal como se desprende de su obra El gitano et ultra. Hojas de educación social et ultra del Ave María, publicada en 1921, donde se dice: «El gitano es un hombre y ciudadano en decadencia: lo es en la sangre, ideas, costumbres, instituciones, medios de vida y en todo su modo de ser, viviendo aparte de la sociedad culta y sin confundirse con ella, por lo que le considera como un inadaptado y no asimilable al modo de ser del mundo civilizado, respecto del cual es un extraño, un acivilizado, un ser extrasocial, una verruga que hasta ahora no ha podido extirparse». El libro gira en torno a la idea de la existencia de tres tipos de personas: los gitanos –cargados de defectos «por su raza»–; los «ultragitanos» –socialistas, anarquistas republicanos, laicistas…, que toman los defectos de los gitanos por libre elección–; y los auténticos cristianos y españoles.

Sería largo enumerar las numerosas citas manjonianas de las que se desprende un feroz antigitanismo. Baste enumerar unas cuantas: «Es la raza gitana una raza eminentemente embustera y engañadora, hasta el punto de parecer en ella la mentira ingénita. Desde que nacen aprenden a mentir y hasta que mueren no cesan de engañar», «una raza innoble, por la aduladora y mendaz, y ninguna confianza inspiran ni sus palabras ni hechos».

«En el gitano predomina el individualismo más exagerado: las palabras humanidad, patria, religión, civilización, cultura y otras, carecen de sentido para él; de la sociedad sólo conocen la familia y algo de la tribu, pero salvo siempre el yo, un yo brutal, un egoísmo animal, un liberalismo salvaje, parecido al que nos regaló e inventó la sociología de Juan Jacobo y compañía.

Tienen los gitanos alma como nosotros, pero más animalizada o menos espiritualizada; tienen corazón, pero sin sacrificarse por ellos, pues a la sociedad toca mantenerlos, a ellos engendrarlos y explotarlos; tienen los varones mujeres, pero con la obligación de mantenerlos; tienen las hembras varón, pero para darle de comer y fumar y visitarle y regalarle, si cae preso; tienen talento natural, pero sin elevaciones ni abstracciones e ideas generales, sólo para lo individual, singular y concreto, para la sagacidad de la zorra y el negocio; tienen amistad, pero sin sacrificios, para explotarla, no para servirla; tienen amor sexual y poco más que sexual, al formar pareja, que eligen sin esperar consentimiento de padres ni formalidades civiles ni religiosas; tienen ocupaciones fáciles y móviles, como el esquilar bestias y tratar en ellas, y el de hacer cestos y vender trapos. Algunos son carniceros, herreros en pequeño y trabajadores del campo, pero los más son merodeadores y parasitarios.

Cuando saludan, piden; cuando no hay presencia de amo, toman; cuando toman, mienten; cuando vienen los guardias, huyen; y están más a gusto en chozas que en palacios, en cuevas que en casas, en el campo y la selva que en la ciudad; son hombres que en todo han venido a menos, y esta pobreza o depauperación se ha hecho en ellos hereditaria. La raza gitana es una raza humana degenerada».

Por último, y como muestra de la repercusión de sus ideas en la sociedad actual, concretamente en el campo educativo, hemos de hablar de su responsabilidad en cuanto a la inculpación étnica y paternalismo que impera aun hoy día, y que atribuye al gitano toda la responsabilidad y culpa de la situación en que se encuentra en la sociedad, pues consideraba que se automarginaba y despreciaba la educación, eludiendo toda posibilidad de convertirse en miembros útiles, causa por la que era preciso adoptar una estrategia basada en una especie de tutela, para en sus propias palabras, «conllevarles», y convencerles de que abandonasen su forma de vida, con lo que se lograría la completa aculturación que durante tantos siglos había fracasado.

Por todo lo anteriormente expuesto, todos los firmantes de esta petición solicitamos a la Congregación para las Causas de los Santos, reconsidere su propuesta de beatificación, pues creemos que existen otros personajes más idóneos que merecen ser beatificados. En caso de proseguir y completar el proceso, la Iglesia daría carta de validez al pensamiento antigitano de Manjón e iría contracorriente respecto al nuevo marco de inclusión del Pueblo Gitano  que prevé incluir una sección sobre cultura e historia gitana, con lo que seguiría manteniéndose ajena a la reparación histórica de la comunidad gitana, poniendo en los altares a un personaje que ha constituido un hito dentro del antigitanismo histórico, como también lo han sido otros eclesiásticos como Gaspar Vázquez de Tablada y Sancho de Moncada.

Autor: Manuel Martínez Martínez
Fuente: change.org

Suscríbete a nuestra Newsletter

Únete a nuestra lista de suscriptores para estar informado y recibir nuestras últimas noticias, campañas y actualizaciones. 

Gracias por suscribirte!

Pin It on Pinterest

Share This