Versos libres

De Federico García Lorca no es tan conocida su poesía en prosa. Al igual que José Martí, el revolucionario cubano de origen valenciano, y el escritor andaluz Juan Ramón Jiménez, bebió de la obra del poeta estadounidense Walt Whitman, pionero del verso libre y de la poesía comprometida socialmente, a quien Lorca incluso dedicó una oda sobre la represión que sufrían los homosexuales.

De esta inspiración y de su estrecha amistad con Salvador Dalí, nace La gallina, cuento surrealista en verso libre que podéis leer en castellano y traducido al romaní, la lengua de los gitanos, en Cuentos de Iberia.

La lírica de Whitman, Lorca o Martí tiene como objetivo dar voz a los silenciados. Y, como bien sabía el poeta granadino, pocas minorías han sido más reprimidas en nuestro país que el pueblo gitano. Lorca, pese a no pertenecer a la etnia gitana, empatizó con su sufrimiento e incomprensión. Al fin y al cabo, él también era perseguido.

Prueba de las dificultades que han sufrido los gitanos es que su idioma prácticamente ha desaparecido, pese a que ha aportado gran cantidad de léxico a las lenguas peninsulares (paripé, currar, chaval, molar, etc.). Por eso, poder leer este cuento en romaní es un pequeño milagro que hoy celebramos.

José A. López Camarillas, editor y profesor de literatura

Alexandre Queraltó, el traductor a la variedad kalderash, nos deja una serie de recomendaciones para seguir la lectura.

Normes de lectura

El romaní normalment s’escriu en alfabet llatí fent servir alguns valors i signes propis de les llengües eslaves del sud (txec, eslovè, croat,…). El valor de les lletres usades al text és:

č: com a cotxe

š: com a xàfec

ž: com a jugar

dž: com a metge

ř: es pot pronunciar com la r alemanya o francesa estàndard (Raus o Paris), o com una vibrant retroflexa (la punta de la llengua cap amunt i tocant cap enrere al paladar)

j: com a noia, veia

c: com a Montse, dits

x: com j castellana de juego

h: aspirada, com en anglès hello

g: sempre com a gat, no com a gent

v: interdental

ph, th, kh: consonants aspirades, l’aspiració és més forta que en anglès pin, tin i kin

E khajni

Sas ekh khajni ke dili sas. Phendjem ke dili sas, númaj inke sas maj dili. Kana čognilas la o cincári, našelas-tar. Kana pusavelas la i birovli našelas-tar. Te dandalelas la o liljáko našelas-tar.
Sa‘l khajnja daran le hulpjándar, núma kadja khajni kamelas te xan la ‘l húlpi. Ke dili sas kadja khajni. Nas ekh khajni, ekh dili sas.

Ande ‘l ivendale rača o šon le gavengo zorales del pélmi le khajnjan. Šaj t’ašunes kadale pélmi le droménde, thaj but asajmaske le. Našti le raša t’ačaren katar aven kadale pélmi, númaj o Del ačarel mišto, thaj vi le khajnja.

Trubul te žanen tume ke o Del si ekh živindi plajin. Si leste ekh mačangi morči thaj opral ekh birovljangi morči thaj opral ekh řindilaškengi morči, thaj opral ekh šupurlanongi morči, thaj opral ekh čermengi morči, thaj opral si leste ekh manušengi morči thaj opral vi ekh ljondarengi morči. Šaj te dikhen sóřo? Ápo sa kadale thaj pašal ekh khajnjangi morči. Númaj amari vortáka či žanelas kadja. But asaimasko lo kana dikhas sar laše si le khajnja. Sa le khajnja si lende kurúna, si lende bul, sa le khajnja keren anře. So ka mothon mange?

E dili khajni vuřicilas le anřen. Čačo lo ke le bašne sas drágo lake, sar si drágo le čače vastenge le manušenge kadale vucimáta katar e ceknída vaj o pusajmos la suvjáko. Númaj voj vuřicilas peske anřes. Sargodi naj khanči maj šukar ekhe anřestar!

Sóma ljan les andar le spikúrja, ínke tato lo, o anřo si o lašimos le mosko, e gropíca thaj o kan. E tati buka la nevja-muljaki. E fáca si. Či ačardjen les? Me ačardjem les. Kača mothol pe ande le džaponezicko paramiča, thaj vúni bigodjake ženja vi žanen les.

Či kamav te thav pártja le šuke šukarimaske le anřeske, númaj sóske sa e lúmja ašarel o vužimos le glindáko thaj o dragomos te tevelis amen an e čar, ápoj mišto lo ke me thav pártja ekhe anřeske protiv ekh dili khajni.

Ka mothav les: ekh khajni kaj si vortáka le manušengi. An ekh rjat, o šon delas pélmi le khajnjan. E márja thaj le harnevúrja thaj le stukúrja le angarenge sas len ekh řáza. Ekh řáza kaj e birovli xaljas sa le súlici le lumjáki. Khonik či sovelas. Le khajnja či řevdilas maj but. Lenge kurúni sas pherde brúma, thaj le žuvořja čogninas len p’e grópa le pélmengi.

Ekh bašno kerdja peski godži.

E dili khajni ferilas-pe.

O bašno kheldja trivar, númaj le bašne či žanen te nakhaven le suvja mišto.

Le kampáni pe le turnúrja bašle ke trubulas te bašen, thaj le dorjavúri, le našitórja kaj le khelitórja lolile thaj klopotisajle trivar. Dine-pe te maren-pen.

Godžaver bašno, dili khajni. Godžaver khajni, dilo bašno. Sa le duj godžaver, sa le duj dile. Bašno godžaver, khajni dili.

Marenas-pen, marenas-pen, sa e rjat. Thaj deš rača, thaj biš, thaj jekh berš, thaj deš berš, thaj sade jekh.

1934. Traducción de Alexandre Queraltó en 2018.

La gallina

Había una gallina que era idiota. He dicho idiota. Pero era más idiota todavía. Le picaba un mosquito y salía corriendo. Le picaba una avispa y salía corriendo. Le picaba un murciélago y salía corriendo.

Todas las gallinas temen a las zorras. Pero esta gallina quería ser devorada por ellas. Y es que la gallina era una idiota. No era una gallina. Era una idiota.

En las noches de invierno la luna de las aldeas da grandes bofetadas a las gallinas. Unas bofetadas que se sienten por las calles. Da mucha risa. Los curas no podrán comprender nunca por qué son estas bofetadas, pero Dios sí. Y las gallinas también.

Será menester que sepáis todos que Dios es un gran monte vivo. Tiene una piel de moscas y encima una piel de avispas y encima una piel de golondrinas y encima una piel de lagartos y encima una piel de lombrices y encima una piel de hombres y encima una piel de leopardos y todo. ¿Veis todo? Pues todo y además una piel de gallinas. Esto era lo que no sabía nuestra amiga.

¡Da risa considerar lo simpáticas que son las gallinas! Todas tienen cresta. Todas tienen culo. Todas ponen huevos. ¿Y qué me vais a decir?

La gallina idiota odiaba los huevos. Le gustaban los gallos, es cierto, como les gusta a las manos derechas de las personas esas picaduras de las zarzas o la iniciación del alfilerazo. Pero ella odiaba su propio huevo. Y sin embargo no hay nada más hermoso que un huevo.

Recién sacado de las espigas, todavía caliente, es la perfección de la boca, el párpado y el lóbulo de la oreja. La mejilla caliente de la que acaba de morir. Es el rostro. ¿No lo entendéis? Yo sí. Lo dicen los cuentos japoneses, y algunas mujeres ignorantes también lo saben.

No quiero defender la belleza enjuta del huevo, pero ya que todo el mundo alaba la pulcritud del espejo y la alegría de los que se revuelcan en la hierba, bien está que yo defienda un huevo contra una gallina idiota.

Lo voy a decir: una gallina amiga de los hombres.

Una noche, la luna estaba repartiendo bofetadas a las gallinas. El mar y los tejados y las carboneras tenían la misma luz. Una luz donde el abejorro hubiera recibido las flechas de todo el mundo. Nadie dormía. Las gallinas no podían más. Tenían las crestas llenas de escarcha y los piojitos tocaban sus campanillitas eléctricas por el hueco de las bofetadas.

Un gallo se decidió al fin.

La gallina idiota se defendía.

El gallo bailó tres veces, pero los gallos no saben enhebrar bien las agujas.

Tocaron las campanas de las torres porque tenían que tocar, y los cauces y los corredores y los que juegan al gol se pusieron tres veces morados y tintineantes. Empezó la lucha.

Gallo listo. Gallina idiota. Gallina lista. Gallo idiota. Listos los dos. Los dos idiotas. Gallo listo. Gallina idiota.

Luchaban. Luchaban. Luchaban. Así toda la noche. Y diez. Y veinte. Y un año. Y diez. Y siempre.

El libro físico de Cuentos de Iberia se puede adquirir en la tienda online de la editorial o encargándolo en tu librería de proximidad.

Fuente: Público

Pin It on Pinterest

Share This