En ningún otro lugar las mujeres romaníes han logrado ascender desde la marginalidad social como en España. Hace algunos años una gitana abogada, médica o ingeniera estaba considerada como un fenómeno exótico. Hoy en día pertenece a la normalidad.

Share This