La diversidad Alba la aprendió en su familia. “En las casas de mi gente siempre hubo mesas muy grandes, puchero para 20 y personas de distintas culturas, géneros, capacidades, razas o sexualidades”. Por esa razón le preocupa que esa variedad no esté presente en el cine, en las series o en las noticias. “¿Has visto a un actor ciego en algún lado?”, pregunta indignada. Esa igualdad que anhela también toca a las razas, por eso ya no es pertinente el exotismo para referirse a la belleza o al talento de quienes no son blancos.

Leer artículo completo: m.revistavanityfair.es

Share This