En Italia está sucediendo lo que estaba previsto. El nuevo gobierno de la Liga Norte, partido ultraderechista y xenófobo, socio de gobierno del Movimiento 5 estrellas, empieza a promover acciones racistas contra el pueblo gitano.

Escribimos este comunicado no como una simple queja ante declaraciones subidas de tono, si no como un grito de advertencia contra estas barbaridades racistas. Ayer el ministro del interior Matteo Salvini declaró la intención de constituir un censo de la población gitana en Italia con el fin de expulsar a los “irregulares”. Salvini lo argumentó de este modo: “Queremos proteger sobre todo a los miles de niños a los que no se les permite asistir a la escuela con regularidad porque se prefiere introducirlos en la delincuencia. Queremos también controlar cómo se gastan los millones de euros que provienen de fondos europeos”. Lo dijo como si fueran los propios gitanos los que malversasen esos fondos, y no los políticos y funcionarios italianos. Por ejemplo, en 2008 la misma Liga Norte financió la construcción de campos para gitanos e inmigrantes por una suma de 30 millones de euros, fondos que entraron después en la investigación de “Mafia Capitale” en la que se descubrió la malversación de fondos públicos a través de cooperativas. Así que ellos mismos fueron parte de la corrupción contra la que dicen querer luchar.

Salvini continúa y realiza toda una declaración de intenciones, pues asegura que a los “gitanos italianos, lamentablemente, habrá que quedárselos“. Lo que quiere decir que si por el fuera también los expulsaría.

Lamentablemente estamos acostumbrados a declaraciones racistas de políticos italianos de la Liga Norte. Declaraciones como las del alcalde de Treviso, que dijo que a los gitanos era mejor disfrazarlos de conejos y que los cazadores empezaran a disparar.

O las declaraciones de la eurodiputada Mara Bizzotto, de nuevo del partido ultraderechista y xenófobo la Liga Norte, que afirmó ante el Parlamento Europeo el día 8 de abril, Día internacional del pueblo gitano, que tendría que haber un día Internacional para “las víctimas de los problemas causados por los gitanos”. También dijo que “con la mentira de la inclusión se dedican millones y millones de euros a los gitanos que no sirven para nada”, para acabar afirmando que “no quieren integrarse”.

Roberto Maroni – en la época presidente de la región de LombardÍa- dijo: “Tenemos que seguir el modelo de la Francia de Hollande”, lo que quería decir que había que expulsar a los gitanos de los campos.

Europa ya ha vivido en el pasado episodios de este tipo y sabemos sus consecuencias, sabemos cómo pueden acabar, y es justo por esta razón que apelamos a la responsabilidad de todos los gobiernos europeos, a los políticos, a la sociedad en general, para que tomen conciencia de su papel y responsabilidad ante estos hechos. No es ninguna broma y no nos podemos quedar con los brazos cruzados. Consideramos que la reacción unánime debería ser condenar estas declaraciones. No hay ninguna justificación para las palabras de Salvini, pero tampoco para el silencio de la sociedad europea, más bien hay que tener el valor suficiente de reconocer un contexto de desigualdad social, carencias estructurales y deficiencias en nuestro Estado del Bienestar.

Por este motivo hoy gritamos que hay que aislar a este tipo de partidos, y contrarrestar todas esas voces racistas que apuestan por la división de la ciudadanía. Lo que está pasando en Italia está pasando en otros países de Europa, como Hungría, Ucrania, Bulgaria, Eslovenia… Es una irresponsabilidad que sólo traerá confrontación y nos alejará del camino para erradicar las causas que crean la desigualdad y la injusticia.

Sumemos nuestros esfuerzos y nuestra lucha para trabajar por la convivencia e igualdad en Europa. El futuro de nuestra sociedad está en juego.

Share This